Noticias

08

MAY

Tecnologías aplicadas a la realidad climática de Ica, Perú

El 70 por ciento de la población del Perú y de la industria agrícola se encuentran en la parte costera del país, donde sólo está disponible el 1,7 por ciento del agua utilizable total de la nación.

Ica es una zona desértica situada en el sur del Perú, la misma zona donde los productores tienen sus áreas de cultivo. Las precipitaciones en Ica alcanzan sólo 3 mm de lluvia por año y la única fuente de agua para uso agrícola es el agua subterránea, que se extrae de pozos.

En nuestros esfuerzos para ayudar a conservar el agua, el equipo de Perú ha estado desarrollando una serie de proyectos en pos de hacer un uso más eficiente de este recurso:

1.- Conversión de cultivos de campo abierto a invernaderos de malla. El cambio se realizó principalmente por las plagas y enfermedades que afectaban a los cultivos. La nueva modalidad reduce en un 60% la cantidad de insectos, lo que se traduce en una eficiencia en la producción y una disminución en el uso de plaguicidas. Junto con ello, el invernadero permite controlar las condiciones climáticas de la zona, haciendo más eficiente el uso de los recursos

2.- Cambio de cultivos de suelo a manejo en sustratos. El uso de sustrato en el cultivo permite el uso de la fertirrigación, sistema a través del cual se entrega recursos hídricos y de fertilización en la cantidad necesaria para el cultivo específico, y según las condiciones climáticas presentes en la zona. Con esto se busca no sólo el ahorro de agua, sino evitar la contaminación del suelo a través del uso de agroquímicos. Los principales beneficios de este cambio están relacionados a:

  • Aumento en la producción

  • Eficiencia en el uso de agua

  • Incremento en la nutrición, calidad y rendimiento de los cultivos. En algunos de ellos, el

    rendimiento se ha incrementado hasta en un 50%

  • Disminución de riesgos químicos

  • Disminución de mano de obra

    3.- Control de enfermedades a través del uso de microrganismos biológicos. Con el uso de esta técnica, además con disminuir el uso de agroquímicos, se protege a los trabajadores de la exposición a este tipo de tareas. Los mircrorganismos se desarrollan en laboratorios locales y no presentan riesgo alguno para los trabajadores.

    Estas iniciativas se complementan con un proyecto de irrigación que está compuesto por dos plantas. Una de ellas es la planta de Osmosis y la otra es la planta de Fertirrigación. Ambas se integran y permiten utilizar los recursos naturales de manera eficiente.

La planta de Osmosis permite utilizar una fuente de agua que, por su alto contenido de sales, no podría ser utilizada en la agricultura. Sin embargo, al utilizar esta tecnología, es posible desalinizar el agua y aprovecharla al máximo en los cultivos. En la planta, el agua se pasa por diferentes filtros y membranas para eliminar las sales presentes en el líquido. Así, los índices del agua pasan de 0,2 a 0,3 de CE (Conductividad Eléctrica, medición que está relacionada con las sales en una solución).

De la misma manera, la planta de Fertirriego, permite proporcionar los fertilizantes de manera oportuna y de acuerdo a las necesidades de los cultivos. Esta técnica permite la aplicación simultanea de agua y fertilizantes a través del sistema de riego. El uso de esta tecnología ha permitido reducir el uso del agua y hacerlo más eficiente, pasando de un promedio de 12 mil m3 por hectárea, a 4 mil m3 de agua por hectárea. Se trata de un logro importante, ya que permite producir más con menos recursos.

Implementación de nueva infraestructura para injertar

Dentro de las grandes innovaciones que se han realizado en esta área, se encuentra un importante cambio de infraestructura para el proceso de injertos. El proceso de injertar consiste en insertar un scion (una sección de un brote de una variedad deseada) a la raíz de otra variedad. En Ica es una práctica regular en la producción de sandía.

A través de esta técnica, se obtienen plantas y raíces más vigorosas, lo que, en este caso, se traduce en un incremento de 35% en la cantidad de semillas. Al generar un cultivo más vigoroso, este tipo de injerto disminuye el uso de agroquímicos y desinfección del suelo.

El proceso, que antes se realizaba en una casa malla, ahora se lleva adelante en una nueva zona con una moderna infraestructura, dotada de luz artificial, aire acondicionado y música, generando mejores condiciones laborales. En estas nuevas instalaciones, las trabajadoras de temporada pueden tener condiciones climáticas favorables, considerando las altas temperaturas registradas en la zona de Ica, lo que deriva en un aumento en la producción de injertos

Las mejoras antes descritas en las condiciones laborales de los trabajadores de Monsanto se reflejan en un aumento de la eficiencia en la técnica de injertos, incrementando la capacidad de producción de injertos en un 30% por semana. 

 

Volver a Noticias

El compromiso de Monsanto es ofrecer una amplia gama de soluciones para ayudar a nutrir a un mundo que crece. Producimos semillas, hortalizas y cultivos - como el maíz, la soja y el algodón - que permiten a los agricultores a tener mejores cosechas, y utilizar el agua y otros recursos de manera más eficiente.

Trabajamos para encontrar soluciones sustentables para la salud de la tierra, ayudamos a los agricultores a mejorar sus prácticas agrícolas, conservar los recursos naturales, y proporcionar productos de protección de cultivos para minimizar los daños causados por plagas y enfermedades. A través de programas y asociaciones, colaboramos con los agricultores, investigadores, organizaciones sin fines de lucro, universidades y otros para ayudar a abordar algunos de los desafíos más grandes del mundo.

Para obtener más información sobre Monsanto, nuestros compromisos y nuestros más de 20.000 dedicados empleados, por favor visita: conocemonsanto.cl y monsanto.com. Sigue nuestra cuenta en Twitter®, el blog de la compañía, Beyond the Rows ® o suscríbete a nuestro RSS Feed para conocer noticias.