Sustentabilidad

Sustentabilidad

La disponibilidad de los recursos naturales es más escasa, mientras la población del mundo crece progresivamente. Por eso, el desafío de Monsanto es apoyar la preservación de recursos como el agua y la tierra, y aumentar la disponibilidad de variedades de cultivos y alimentos, respetando siempre la sustentabilidad del medioambiente.

La disyuntiva parece compleja, porque todo lo que comemos requiere de tierra, agua, energía y de la colaboración del hombre para su producción y llegada a nuestra mesa.

A partir de esos antecedentes, en Monsanto estamos enfocados en buscar soluciones innovadoras que aborden desafíos fundamentales como son: el cambio climático y la preservación de los recursos. Creemos que así aportamos a proteger la agricultura y sus recursos, que nos brindan los alimentos.

Por esto, trabajamos para encontrar soluciones más inteligentes que permitan que los agricultores reduzcan sus impactos y alcancen mejores rendimientos para satisfacer la demanda de sus cosechas.

De este modo, nos esforzamos día a día para construir un futuro sustentable.

cultivos Biotecnológicos

El proceso para desarrollar un cultivo biotecnológico consiste en tomar una característica beneficiosa, una proteína, que ayude a un ser vivo a crecer de manera robusta en la naturaleza (como resistir una plaga o la capacidad de utilizar el agua de manera eficiente), y adaptar esa característica a una nueva planta para que pueda sobrevivir mejor en su ambiente. Ver más

Con los cultivos biotecnológicos ayudamos a los agricultores del mundo a ser más productivos, ya que estos cultivos permiten mejorar la capacidad de adaptación y la protección de los mismos frente a condiciones adversas como las pestes y la sequía. También, el valor nutricional mejora y son más resistentes a las enfermedades. Todos estos beneficios permiten lograr excelentes productos finales y mayores volúmenes de cosechas. Ver más

Actualmente se producen semillas de cuatro cultivos biotecnológicos en Chile: maíz, soya, algodón y canola. La resolución 1523 (del año 2001) del Servicio Agrícola Ganadero (SAG), permite la siembra de semilleros sólo con fines de exportación, por lo que los agricultores nacionales no pueden utilizar las semillas para obtener en nuestro país productos finales.

Chile no es un país autosuficiente en producción de granos y es un fuerte importador de éstos o bien de sus productos derivados. Se calcula que Chile importa más del 50% de sus necesidades de maíz y el 100% de soya. El principal proveedor es Argentina, donde el 100% de la soya sembrada es biotecnológica, así como el 92% del maíz. Le sigue Estados Unidos, donde esta cifra alcanza a más del 90% para ambos cultivos. Se debe sumar a esto la importación de subproductos del algodón para la nutrición animal que también son biotecnológicos. Ver más

Es importante señalar que los alimentos biotecnológicos son saludables, tanto por su proceso de producción como porque usan menos pesticidas. Ver más

Los cultivos con biotecnología agrícola no modifican los nutrientes. Si, aportan una proteína a las especies para que se desarrollen mejor. Esta proteína se degrada completamente en el cuerpo una vez que los alimentos se consumen.

En este proceso, la biología y la tecnología se funden para lograr avances más rápidamente y de mejor calidad. Hay que perderle el miedo a estos adelantos.

Estudios científicos

Más de dos mil estudios independientes realizados por científicos y académicos de todo el mundo han llegado a un amplio consenso sobre la idea de que los cultivos biotecnológicos son tan seguros para el consumo como cualquier otro.

Además de ello, existen más de 40 declaraciones o documentos oficiales, involucrando a cerca de 190 organizaciones o sociedades científicas y 25 Premios Nobel que ratifican la bioseguridad de los cultivos transgénicos y sus productos derivados.

Todos han concluido que los riesgos de los productos alimenticios derivados de cultivos biotecnológicos son fundamentalmente los mismos que los de los convencionales, existiendo un amplio acuerdo entre los científicos sobre su inocuidad y seguridad. Ver más.

Colaboración

Como parte de nuestros continuos esfuerzos por ofrecer soluciones sostenibles para la agricultura, Monsanto se ha asociado con productores, organizaciones sin fines de lucro, académicos e investigadores y con la sociedad en general. En Monsanto, reconocemos que las mejores soluciones vienen de la colaboración.

Trabajamos con agricultores y productores para encontrar soluciones innovadoras que cuiden los recursos naturales y logren, al mismo tiempo, mejores cosechas. Nuestro compromiso se basa en el trabajo en un equipo, que beneficie a todos.

Sólo de esa manera, los agricultores tendrán mejores cosechas, y en consecuencia, habrá una mayor oferta de alimentos disponible para las familias en el mercado. Estamos convencidos que una dieta balanceada de carne, granos, frutas y verduras debe estar al alcance de todos.

Para lograrlo, nos esforzamos en desarrollar soluciones relacionadas a la conservación del agua y del suelo, la deforestación y la salud de las abejas de miel, entre otras. La protección de los recursos naturales es primordial para nuestra alimentación.

En relación al agua, aplicamos maneras innovadoras para utilizar la menor cantidad posible en la agricultura. Un ejemplo de ellos es el proyecto que desarrollamos en nuestro Centro de Aprendizaje de Utilización del Agua en Estados Unidos, que se dedica a la irrigación de los cultivos, para ayudar a los productores a hacer rendir al máximo cada gota de agua.

Pero no podemos hacerlo solos. Trabajamos junto con organizaciones de todos los tamaños para enfrentar los desafíos mundiales relacionados con el agua. Trabajamos con grupos de ayuda internacional para compartir nuevas herramientas con productores de escasos recursos en África. El Programa de Maíz de Uso Eficiente del Agua para África (Water Efficient Maize for Africa, WEMA) consiste en desarrollar semillas tolerantes a la sequía beneficiando a pequeñas familias rurales.

Estas iniciativas sostienen un objetivo ambicioso: mejorar nuestra eficiencia en el uso del agua para irrigación en un 25 por ciento para el año 2020. Juntos, nos aseguramos de que cada gota cuente. Ver más.

Sustentabilidad

La disponibilidad de los recursos naturales es más escasa, mientras la población del mundo crece progresivamente. Por eso, el desafío de Monsanto es apoyar la preservación de recursos como el agua y la tierra, y aumentar la disponibilidad de variedades de cultivos y alimentos, respetando siempre la sustentabilidad del medioambiente.

La disyuntiva parece compleja, porque todo lo que comemos requiere de tierra, agua, energía y de la colaboración del hombre para su producción y llegada a nuestra mesa.

A partir de esos antecedentes, en Monsanto estamos enfocados en buscar soluciones innovadoras que aborden desafíos fundamentales como son: el cambio climático y la preservación de los recursos. Creemos que así aportamos a proteger la agricultura y sus recursos, que nos brindan los alimentos.

Por esto, trabajamos para encontrar soluciones más inteligentes que permitan que los agricultores reduzcan sus impactos y alcancen mejores rendimientos para satisfacer la demanda de sus cosechas.

De este modo, nos esforzamos día a día para construir un futuro sustentable.

cultivos Biotecnológicos

El proceso para desarrollar un cultivo biotecnológico consiste en tomar una característica beneficiosa, una proteína, que ayude a un ser vivo a crecer de manera robusta en la naturaleza (como resistir una plaga o la capacidad de utilizar el agua de manera eficiente), y adaptar esa característica a una nueva planta para que pueda sobrevivir mejor en su ambiente. Ver más

Con los cultivos biotecnológicos ayudamos a los agricultores del mundo a ser más productivos, ya que estos cultivos permiten mejorar la capacidad de adaptación y la protección de los mismos frente a condiciones adversas como las pestes y la sequía. También, el valor nutricional mejora y son más resistentes a las enfermedades. Todos estos beneficios permiten lograr excelentes productos finales y mayores volúmenes de cosechas. Ver más

Actualmente se producen semillas de cuatro cultivos biotecnológicos en Chile: maíz, soya, algodón y canola. La resolución 1523 (del año 2001) del Servicio Agrícola Ganadero (SAG), permite la siembra de semilleros sólo con fines de exportación, por lo que los agricultores nacionales no pueden utilizar las semillas para obtener en nuestro país productos finales.

Chile no es un país autosuficiente en producción de granos y es un fuerte importador de éstos o bien de sus productos derivados. Se calcula que Chile importa más del 50% de sus necesidades de maíz y el 100% de soya. El principal proveedor es Argentina, donde el 100% de la soya sembrada es biotecnológica, así como el 92% del maíz. Le sigue Estados Unidos, donde esta cifra alcanza a más del 90% para ambos cultivos. Se debe sumar a esto la importación de subproductos del algodón para la nutrición animal que también son biotecnológicos. Ver más

Es importante señalar que los alimentos biotecnológicos son saludables, tanto por su proceso de producción como porque usan menos pesticidas. Ver más

Los cultivos con biotecnología agrícola no modifican los nutrientes. Si, aportan una proteína a las especies para que se desarrollen mejor. Esta proteína se degrada completamente en el cuerpo una vez que los alimentos se consumen.

En este proceso, la biología y la tecnología se funden para lograr avances más rápidamente y de mejor calidad. Hay que perderle el miedo a estos adelantos.

Estudios científicos

Más de dos mil estudios independientes realizados por científicos y académicos de todo el mundo han llegado a un amplio consenso sobre la idea de que los cultivos biotecnológicos son tan seguros para el consumo como cualquier otro.

Además de ello, existen más de 40 declaraciones o documentos oficiales, involucrando a cerca de 190 organizaciones o sociedades científicas y 25 Premios Nobel que ratifican la bioseguridad de los cultivos transgénicos y sus productos derivados.

Todos han concluido que los riesgos de los productos alimenticios derivados de cultivos biotecnológicos son fundamentalmente los mismos que los de los convencionales, existiendo un amplio acuerdo entre los científicos sobre su inocuidad y seguridad. Ver más.

Colaboración

Como parte de nuestros continuos esfuerzos por ofrecer soluciones sostenibles para la agricultura, Monsanto se ha asociado con productores, organizaciones sin fines de lucro, académicos e investigadores y con la sociedad en general. En Monsanto, reconocemos que las mejores soluciones vienen de la colaboración.

Trabajamos con agricultores y productores para encontrar soluciones innovadoras que cuiden los recursos naturales y logren, al mismo tiempo, mejores cosechas. Nuestro compromiso se basa en el trabajo en un equipo, que beneficie a todos.

Sólo de esa manera, los agricultores tendrán mejores cosechas, y en consecuencia, habrá una mayor oferta de alimentos disponible para las familias en el mercado. Estamos convencidos que una dieta balanceada de carne, granos, frutas y verduras debe estar al alcance de todos.

Para lograrlo, nos esforzamos en desarrollar soluciones relacionadas a la conservación del agua y del suelo, la deforestación y la salud de las abejas de miel, entre otras. La protección de los recursos naturales es primordial para nuestra alimentación.

En relación al agua, aplicamos maneras innovadoras para utilizar la menor cantidad posible en la agricultura. Un ejemplo de ellos es el proyecto que desarrollamos en nuestro Centro de Aprendizaje de Utilización del Agua en Estados Unidos, que se dedica a la irrigación de los cultivos, para ayudar a los productores a hacer rendir al máximo cada gota de agua.

Pero no podemos hacerlo solos. Trabajamos junto con organizaciones de todos los tamaños para enfrentar los desafíos mundiales relacionados con el agua. Trabajamos con grupos de ayuda internacional para compartir nuevas herramientas con productores de escasos recursos en África. El Programa de Maíz de Uso Eficiente del Agua para África (Water Efficient Maize for Africa, WEMA) consiste en desarrollar semillas tolerantes a la sequía beneficiando a pequeñas familias rurales.

Estas iniciativas sostienen un objetivo ambicioso: mejorar nuestra eficiencia en el uso del agua para irrigación en un 25 por ciento para el año 2020. Juntos, nos aseguramos de que cada gota cuente. Ver más.

El compromiso de Monsanto es ofrecer una amplia gama de soluciones para ayudar a nutrir a un mundo que crece. Producimos semillas, hortalizas y cultivos - como el maíz, la soja y el algodón - que permiten a los agricultores a tener mejores cosechas, y utilizar el agua y otros recursos de manera más eficiente.

Trabajamos para encontrar soluciones sustentables para la salud de la tierra, ayudamos a los agricultores a mejorar sus prácticas agrícolas, conservar los recursos naturales, y proporcionar productos de protección de cultivos para minimizar los daños causados por plagas y enfermedades. A través de programas y asociaciones, colaboramos con los agricultores, investigadores, organizaciones sin fines de lucro, universidades y otros para ayudar a abordar algunos de los desafíos más grandes del mundo.

Para obtener más información sobre Monsanto, nuestros compromisos y nuestros más de 20.000 dedicados empleados, por favor visita: conocemonsanto.cl y monsanto.com. Sigue nuestra cuenta en Twitter®, el blog de la compañía, Beyond the Rows ® o suscríbete a nuestro RSS Feed para conocer noticias.